miércoles, 2 de noviembre de 2016

2 de noviembre de 1961 Muere Rafael Monasterios
Nace en Barquisimeto (Edo. Lara) el 22 de noviembre de 1884 y Muere en Barquisimeto (Edo. Lara) el 2 de noviembre de 1961.

Destacado pintor paisajista venezolano. Miembro de la llamada Escuela de Caracas. Fueron sus padres Pedro Monasterios Herize. Con apenas 7 años de edad recibió sus primeras lecciones de dibujo y pintura del artista Eliécer Uger a instancias del sacerdote Juan Pablo Wohnsiedler quien, a la muerte del padre de Monasterios, se encargó de su educación. En 1901, se alistó bajo las órdenes del coronel Eleazar Segovia en apoyo a la Revolución Libertadora dirigida por el banquero Manuel Antonio Matos contra el gobierno de Cipriano Castro, sin embargo, al enfermarse regresa de las montañas de Aroa a Barquisimeto donde retoma las clases de dibujo y pintura. En 1907, trabaja en Caracas como embalador en la fábrica de cigarrillos de Agustín Valarino y el 16 de octubre de 1908, se inscribe en la Academia de Bellas Artes de Caracas. A fines de 1910, se embarcó para Barcelona (España), en donde ingresó, entre 1911 y 1912, a la Escuela de Artes y Oficios.En 1914, al estallar la Primera Guerra Mundial, regresó a Venezuela y se estableció en Barquisimeto, donde tuvo que realizar una serie de oficios para poder subsistir; entre los que destaca el de pintor de brocha gorda de muebles y automóviles. Durante este tiempo tuvo la oportunidad de decorar la cúpula del templo de Cabudare y la casa de Pío Tamayo. En 1917, de regreso a Caracas, se dedicó a dictar clases de dibujo y pintura, tocándole además decorar la capilla de la hacienda Pacheco, propiedad de la familia Otengo en el pueblo de Capaya.

En 1919 conoció al pintor ruso Nicolás Ferdinandov, con el que viajó a Margarita. De regreso a la capital, conjuntamente con Armando Reverón, realizó una exposición en la Escuela de Música y Declamación de Caracas. Por este tiempo pintó cartelones de cine y afiches. Su primera exposición individual la realizó en 1927 en el club Venezuela; al año siguiente, viajó a Sevilla a decorar el Pabellón de Venezuela en la Gran Feria Internacional de esa ciudad. Profesor de pintura y paisaje de la Academia de Bellas Artes de Caracas, desde 1930 hasta 1936, pinta en 1932, 2 grandes murales de tema religioso para la iglesia parroquial San José de Cagua. En 1937, obtuvo un Diploma y Medalla de Plata en la Exposición Internacional de París y en 1938 fue designado director de la Escuela de Artes Plásticas del Zulia. Ese mismo año, obtiene el Premio Nacional de Pintura en el III Salón Oficial Anual de Arte Venezolano celebrado en el Museo de Bellas Artes de Caracas. En 1956, tras ser jubilado por el Ministerio de Educación, realiza su tercera exposición personal en la galería Lauro, en Caracas. En 1958, realiza otra muestra en la Sala de Exposiciones de la Fundación Eugenio Mendoza. La Escuela de Artes Plásticas de Maracay fue bautizada con su nombre en 1959. El Museo de Bellas Artes expone sus obras en 1968 y en 1981 se realizó una exposición retrospectiva en el Museo de Arte Contemporáneo. En definitiva, Monasterios es considerado como uno de los principales paisajistas que ha tenido la plástica venezolana del siglo XX.
Foto

domingo, 30 de octubre de 2016

#30DeOctubre  
Muere Bartolomé Salom (1863).
Nace en Puerto Cabello (Edo. Carabobo) el 24.8.1770
Muere en Puerto Cabello (Edo. Carabobo) el 30.10.1863
General en Jefe del Ejército de #Venezuela en la Guerra de Independencia y en acciones de años subsiguientes. Era el tercer hijo del matrimonio de Gabriel y María Magdalena Borges. Antes de los sucesos del 19 de abril de 1810, se desempeñaba como comerciante en su ciudad natal, actividad que abandonó para cerrar filas por la causa independentista. En mayo de 1810 ya ocupa el puesto de subteniente de milicias; en julio de la año siguiente es capitán de artillería en el ataque a Valencia, ejecutado por el general Francisco de Miranda. Luego, bajo las órdenes de Miranda, combate en La Victoria el 20 de junio de 1812. Hecho prisionero en el castillo de Puerto Cabello, tras la caída de la Primera República, es remitido a Cádiz, logrando la libertad a su paso por Veracruz. En 1815, tras incorporarse a la lucha de los ejércitos combatientes de la Nueva Granada, figura entre los defensores de Cartagena, bajo la dirección del general José Francisco Bermúdez. De Cartagena pasa a Haití, donde bajo las órdenes de Simón Bolívar forma parte de la expedición de Los Cayos; participando con el grado de mayor general en el combate naval de Los Frailes (2.5.1816) y en la toma de Carúpano; en esta ciudad, siendo teniente coronel, funda el Cuerpo Nacional de Artillería del Ejército Libertador. Junto con un grupo de oficiales y soldados, desembarca en Ocumare, llevando a cabo la penetración hacia el oriente del país, combatiendo en Quebrada Honda, El Alacrán y El Juncal, acciones dirigidas por el general Gregor MacGregor en 1816.

Bajo el mando del general Manuel Piar realiza la campaña de Guayana y participa en el frustrado asalto a la ciudad de Angostura (17.1.1817). Al lado de Piar triunfa en San Félix (11.4.1817). Durante la campaña del Centro (1818), es responsable del parque y de la artillería, tomando parte en el sitio y toma de San Fernando de Apure (marzo 1818) bajo las órdenes del general José Antonio Páez y en el combate de Ortiz (26 abril). Participante en la campaña de Boyacá, es uno de los libertadores de la Nueva Granada. Luego de esto, se desempeñó como gobernador y comandante de armas de Tunja, entre los meses de agosto y noviembre de 1819. De regreso a Venezuela, tomó parte en la campaña de Carabobo, tocándole ser responsable de la logística del ejército. En este sentido, con el grado de coronel y con el cargo de subjefe del Estado Mayor General combate en la batalla de Carabobo (24.6.1821). Posteriormente, como general de brigada y jefe del Estado Mayor del Ejército, participa en la campaña que culminará con la victoria de las fuerzas republicanas en la batalla de Bombona, el 7 de abril de 1822. El 4 de agosto de ese año fue nombrado intendente de Guayaquil.
En noviembre de 1822, bajo las órdenes del general Antonio José de Sucre, marcha hacia Pasto (Colombia) a combatir la insurrección que se estaba produciendo en dicha región. En definitiva, esta campaña terminó con la ocupación de Pasto por las tropas de Sucre, el 24 de noviembre del mismo año. En abril de 1823 reemplaza al general Sucre en la jefatura de los departamentos del sur de Colombia (Ecuador y Azuay). El 12 de junio de 1823 al insurreccionarse Pasto, Bolívar organiza las fuerzas y, con la cooperación de los generales Salom y José Barreto y del coronel Hermógenes Maza, ataca a los rebeldes hasta que fueron controlados totalmente. En noviembre de 1824 desembarca Salom en Trujillo (Perú) y el 15 de diciembre se encuentra con Bolívar en Lima, donde éste le confía el mando de las operaciones para la rendición del El Callao, en cuyas fortalezas se hallaban importantes contingentes realistas que bajo, el mando del brigadier Ramón Rodil, opuso una férrea resistencia a los republicanos. Sin embargo, el 22 de enero de 1826 Rodil terminó capitulando ante el general Bartolomé Salom. En marzo de 1827 Salom es encargado de organizar la Hacienda Pública, en la provincia de Carabobo. Asimismo, entre mayo de 1828 y abril de 1829, se desempeña como comandante e intendente del departamento de Maturín. Finalizada la Guerra de Independencia, Salom se retiró a su estancia de San Esteban, donde permaneció la mayor parte del final de su vida. En el marco de las elecciones de enero de 1833, fue nominado como candidato para la vicepresidencia de la República. El 16 de noviembre de 1843 contrajo nupcias con Carmen Josefa Sereno, viuda de Ignacio Guásquez. En 1846, fue postulado como candidato a la presidencia de la República, durante las elecciones que terminó ganando el general José Tadeo Monagas. Hasta el final de sus días, actuó como un militar, con vocación democrática y civilista. Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 5 de julio de 1909.
Foto

lunes, 12 de septiembre de 2016

Pachano, fue un militar, escritor y político venezolano que sirvió entre muchos a Falcón, siendo acreditado como «agente confidencial» de la Guerra Federal en Curazao para llevar a cabo la compra de armas y pertrechos en junio 1862. Participó bajo el mando de Guzmán Blanco, aunque luego de la sospechosa muerte de Linares Alcántara se aleja del guzmancismo hasta 1886 cuando es nombrado director de la Casa de Moneda de Caracas, tocándole dirigir la primera acuñación de la moneda de Bs. 100/oro. Esta moneda fue conocida como el "Pachano".
Me gusta
Comentar

El Franco Como Unidad Monetaria De Venezuela

“Venezuela es la única nación civilizada que carece de moneda propia” Guzmán Blanco.

La historia de nuestra economía y de nuestra moneda parece estar siempre relacionada a una serie de errores interminables y de subordinación a terceros. Duros juicios se han lanzado en contra de Guzmán Blanco por su manejo de la economía, pero poco se habla de sus aciertos. Su gobierno se vio afectado por una oposición sesgada que en todo momento y en toda acción  estaba dispuesto a convertir cualquier obra en un escándalo. Lo que está claro es que ni Alcántara, ni José María Rojas, ni otro que le llegara a adversar, pudo competir con el Ilustre Americano en su influencia y obra, porque esta está en el suelo que caminamos, en las plazas, en muchos decretos, en la influencia del pensamiento de la época, la educación y en nuestra moneda.
La ley de monedas de 1848
Al separarse Colombia la grande, Venezuela quedó bajo una situación económica bastante intrincada. Fue hasta 1844 que llegaron las primeras monedas al país, siendo  centavos, medios centavos y cuartos de centavos de cobre, fabricados en Inglaterra. Para 1848 se establece la ley de monedas, promulgada el 30 de marzo, colocando como unidad monetaria de Venezuela el franco. A partir de eso se establece una tabla con las equivalencias de las monedas circundantes con relación al franco. Para el 1° abril de 1854 se promulga la creación de una Casa de acuñación en Caracas, para así dejar de depender de casas extranjeras, pero esto no llegó a ajecutarse, entonces. 
Iniciada la Guerra Larga, Páez se proclama Dictador y ordena acuñar monedas con una efigie que representara al Presidente de la República. La acuñación, por diversos motivos, se retrasó, lo que hizo que esta llegara muy tarde al país. Para finales de la Guerra de la Federación, las monedas con la efigie de Páez llegaron para ser rechazadas por el nuevo gobierno federal.  Algunas de estas no desaparecieron y quedaron en manos de coleccionistas.
Morocota
Guzmán y la conformación de la moneda nacional
Con el establecimiento de el Gobierno Federal, los Estados Unidos de Venezuela, se tuvo que realizar una nueva constitución. Esta tarea atrasó el sistema monetario, el cual, basado en la ley del 1857, todo era un caos, donde la circulación era escasa y seguían los altos valores apegados al franco. Guzmán era el Ministro de Haciendas y se dio a la tarea de cambiar aquella situación. Afirmó que era “irregular y embarazoso” aquel desastre donde se admitía al franco como unidad y se permitía la circulación de monedas de todas las naciones cuyo valor estaban establecidos por una tabla, pero esta tampoco partía del valor real de franco, sino del centavo de cobre, donde 20 centavos eran igual a un franco; cualquier moneda extranjera poseía un valor oficial superior al que le correspondía.
La moneda de oro que había sido fijada como unidad monetaria de la República, era el fuerte de oro, que valía 5 francos, pero esta no llegó a ser acuñada. Es aquí done aparece el empréstito de Guzmán que años posteriores de la República generará tanta polémica, pero que fue aceptado por el Congreso, quien también aprobó el pago de comisiones por el mismo.
Toda la situación económica es caótica y no es hasta 1879 que se dicta una Ley de Monedas, estableciendo una nueva unidad monetaria: el venezolano, que utilizaría la efigie del Libertador, pero esta denominación duraría poco tiempo, ya para julio se establecía el Bolívar de plata como la unidad obligatoria. Désiré-Albert Barre fue el grabador acuñando en la Casa de La Moneda de París ejecutar los primeros troqueles con la efigie del Libertador basada en el modelo de Carmelo Fernández. 
Se limitó la circulación de la moneda extranjera a los países de la Convención Monetaria Latina: Suiza, Francia, Bélgica e Italia, sustituyendo el circulante extranjero por moneda nacional. En el 1885, Guzmán Blanco aconseja a Crespo la creación definitiva de la Casa de la Moneda, ya fuese en Caracas o en La Guaira, siendo Venezuela un país con la capacidad de producir los recursos para su elaboración y una forma de liberar la minería del control extranjero, consejo que termina siendo promulgado por Crespo y luego ejecutado por el mismo Guzmán. Para el año 1886, nombrado Guzmán Presidente, se crea, por fin, la Casa de la Moneda de Caracas y son acuñadas las primeras monedas de la República.
La moneda de oro fue conocida como “El Pachano”, ya que este le obsequió al Ilustre Americano el primer fuerte de oro a lo que el respondió “¡Qué bueno, Pachano!”. Esta era de 22 quilates y de 32.2580 gramos.
1863 Ciudadano Esclarecido

La obra es su firma

La complicada conformación de la República y sus grandes contratiempos, resumidos en guerras intestinas y peleas de parlamento, han representado una de las taras de nuestra historia. La economía, al no existir una estabilidad política y cultural, se ha visto afectada a lo largo del tiempo. Guzmán Blanco cometió errores, que se han establecido en la historia por sus animadversores que no midieron sus posiciones personales para agredir a la figura que representaba el liderazgo. El verdadero estadista no vive en las palabras de quienes lo juzgan en una época que no comprenden sino en sus obras, que no justifican sus fallas, sino que se vuelven la manifestación de sus acciones determinantes para su permanencia en el tiempo.
Es posible que el peso de haber tomado lo que pertenece a la nación, sea una pena que le correspondan cargar en la eternidad, si es libre de culpa, el tiempo lo resolverá.
G.J.Jiménez
Fuentes
Biografía de Guzmán Blanco (Polanco Alcántara)
Monografias.com "Evolución de la moneda venezolana"
Numismática.com.ve "Historia de la moneda de Venezuela"
Simón Rodríguez siempre fue un rebelde que rompió con la tradición establecida. No solamente quería quebrar las cadenas de nuestro continente, sino que también lo hizo con la iglesia. Al haberse involucrado en la revuelta de Gual y España, tuvo que escapar de Venezuela en secreto para ir a Jamaica. Allí, en 1797, el excéntrico lector de Rousseau, renegó de su nombre, el mismo del primer obispo de Roma, para adoptar el Samuel Robinson, apellido en honor al solitario náufrago Robinson Crusoe, personaje de la novela publicada y creada en 1719 por Daniel Defoe.
Con este cambio, Simón Rodríguez simbolizó la ruptura con la "oscuridad" de la religión, y el despertar del hombre que vence las dificultades gracias a la paciencia y la razón, como el popular personaje de la novela. Este es un Hecho Criollo.
Me gusta
Comentar

A mediados de 1827, el sentimiento anti-Sucre en la recién creada Bolivia se había salido de control. Los habitantes lo calificaban como un extranjero que no conocía las costumbres de la región. Varias fueron las rebeliones contra el General. El comandante Valentín Morales Matos intentó asesinarlo en Cochabamba a puñaladas mientras el Mariscal dormía. Casi lo logra pero uno de los guardias lo detuvo a tiempo. Morales Matos fue perdonado de la sentencia de muerte por el mismísimo Sucre.
No obstante, semanas después Sucre sufrió otro atentado ordenado por Casimiro Olañeta, debido a que Sucre se había acostado y embarazado a su prometida. En el atentado, una bala impacto un brazo del Mariscal, dejándolo inválido de esa extremidad por el resto de su vida. Sucre fue hecho prisionero y obligado a renunciar a la presidencia, renuncia que él deseaba. El 2 de agosto de 1828, Sucre se retira abucheado de la nación que él ayudó a liberar y fundar. Este es un Hecho Criollo.
Me gusta
Comentar